,

¿Mucho copete en tu vida?

Acá 5 señales que te indican que se te está pasando la mano

Si eres de la personas que todos los días toma algo de alcohol – una copa de vino, de champaña o una cerveza – y te preguntas de vez en cuando si tu ingesta es demasiada, acá te contamos sobre algunas señales que, según el sitio Men’s Health son buenos indicadores:

Desinhibirse al por mayor: Muchas veces se necesita un poco de alcohol en la sangre para atreverse a algunas cosas. Sin embargo, esta actitud temeraria puede llevarte a tomar decisiones peligrosas. “Beber alcohol de más solo una ocasión puede cambiar tu vida para siempre”, comenta Gregory A. Smith, médico especialista en adicciones.

Todo de una sola vez: Hay gente que no toma alcohol todos los días pero cuando llega el fin de semana, toma por todos los demás días que no bebió ni una gota de alcohol. “Aunque las investigaciones demuestran que tomar siete bebidas alcohólicas por semana disminuye tu riesgo de padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares, abstenerte toda la semana solo para empujarte seis tragos en una sentada, anula todos los potenciales beneficios a la salud del alcohol”, asegura Smith a Men’s Health.

 

Siempre tomas más de lo que esperabas:  Saliste de tu casa diciendo: solo me tomaré dos tragos, pero sin darte cuenta ya vas en cinco. Una de las claves que te indican que puedes estarte excediendo con la bebida es no conocer tus límites, o sentirte sorprendido cuando “de repente” te emborrachas.

Sueles tener vacíos sobre la noche anterior: El alcohol afecta a todos de maneras distintas, dependiendo de tus genes, de si estás consumiendo algún medicamento, así como de si acabas de comer mucho (la comida hace más lenta la absorción del alcohol en tu torrente sanguíneo). Aún así, los investigadores especulan que beber de más interfiere con tu manera de recordar las cosas al afectar un mensajero clave del cerebro llamado glutamato, el cual está vinculado con la memoria.

Esto quiere decir que si alguna vez has “olvidado” partes de la noche hasta que tus amigos te las recordaron, o te has despertado sin saber cómo te metiste a tu cama, ni cómo llegaste a tu casa, definitivamente se te pasó la mano con los tragos.

Olvidar responsabilidades:  “El alcohol se vuelve un problema cuando notas que empiezas a descuidar cosas que son importantes para ti por culpa de la bebida”, comenta el doctor Keith Humphreys, del Centro para la Evaluación de la Salud de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California.

Puede que seas un trabajador responsable la mayoría de los días, pero cuando tomas un jueves por la noche, tienes problemas para llegar a trabajar el viernes. O te saltas tu entrenamiento del lunes por la mañana por tener resaca del fin de semana.  Cuando priorizas al alcohol sobre tus actividades cotidianas, puedes estar en la zona de peligro.

La gente que te rodea te ha dicho que está preocupada:  Si tu familia, amigos, o compañeros de la oficina te han dicho que están preocupados por ti, es hora de prestarles atención.

¿Cómo dosificarse? Cuando salgas y vayas a tomar, dile a alguien de confianza cuál será tu límite de alcohol antes de salir. Esto te facilita decir NO al siguiente trago, debido a que alguien más te está llevando la cuenta.

“Y si te da miedo preguntarle a la gente si estás bebiendo demasiado, ese es probablemente una señal de que lo estás haciendo”, dicen los expertos.

Lana Del Rey nos sorprende con el lanzamiento de dos nuevas canciones

Los hombres heterosexuales tienden a sentir atracción hacia otros mientras beben alcohol