,

Conaf advierte sobre grave deterioro en el 93 por ciento de las araucarias

De acuerdo al organismo, el responsable podria ser un hongo asociado al cambio climático. En los ejemplares jóvenes, la mortandad llega al 8%.

Una rara infección afecta a parte importante de las araucarias del sur de Chile. Según la Corporación Nacional Forestal (Conaf) el responsable podría ser un hongo cuya presencia estaría asociada al cambio climático. En los últimos 17 meses, esta enfermedad ha logrado un rápido avance.

De acuerdo al último estudio realizado por la Conaf, el 93 por ciento de las araucarias adultas presentaría algún grado de afectación y sólo el siete por ciento estaría sano. Del porcentaje afectado, el uno por ciento ya se encuentra muerto. En las poblaciones jóvenes, en tanto, la afectación llega a un 86 por ciento con un ocho por ciento de mortandad.

“Estos datos nos confirman que hay un mayor grado de afectación que cuando detectamos en enero de 2016 el daño foliar en la araucaria. Pero también podemos señalar que tras diferentes investigaciones, todo indica que el factor central es un hongo o un grupo de hongos que están provocando el daño. Ahora tenemos que determinar cuál o cuáles son, y así tomar las medidas para detener este daño”, señaló el director del organismo, Aarón Cavieres.

Durante los meses de investigación se ha trabajado en conjunto con las universidades de Chile, Austral, de La Frontera, de Concepción y Mayor, además de la California-Davis, Bioforest y con investigadores de organismos internacionales.

Hasta el momento se han invertido cerca de 400 millones de pesos para detectar el agenta causal. Además, y si bien estos estudios podrían arrojar resultados en un plazo entre dos y diez años, las autoridades esperan contar al menos con antecedentes concretos a comienzos del 2018 para iniciar el proceso que busque terminar con el daño causado en esta especie icónica de nuestro país.

“The Man”: El primer single en 5 años con el que The Killers pretende reconquistar a sus fans

Este árbol artificial puede absorber la contaminación atmosférica de las ciudades